¿Gastritis? Aquí está la solución


Un nuevo compuesto ha demostrado resultados notables en el alivio de los síntomas de la dispepsia y la reducción de la infección por Helicobacter pylori. [1-4]

El zinc-carnosina, es un quelato de un ion de zinc más carnosina en una proporción de 1:1. Se ha utilizado en Japón para una variedad de dolencias gástricas desde 1994, y se ha citado que la combinación es 3 veces más efectiva que los ingredientes singulares, y tiene mayores efectos curativos de la úlcera que la cimetidina, un fármaco antiulceroso de primera generación con interacciones farmacológicas significativas. [1-7]

seguridad

75 mg de zinc-carnosina proporciona una dosis de 17-18 mg de zinc elemental y 57-58 mg de L-carnosina, ambos muy por debajo del límite superior tolerable (EE. UU.). La seguridad del compuesto ha sido evaluada por la Universidad Estatal de Ohio y aceptada por la FDA.

La dosis utilizada en ensayos clínicos en Japón, donde el zinc carnosina es un medicamento aprobado contra las úlceras, está entre 36.5-75 mg dos veces al día (75-150 mg/día). Esto proporciona una dosis diaria de hasta 38 mg de zinc elemental y hasta 120 mg de carnosina, que aún se encuentra muy por debajo de los límites de seguridad designados. [1, 2, 7] Por lo tanto, el compuesto se considera seguro a dosis humanas por debajo de 150 mg de zinc elemental por día (equivalente a 8 tabletas de zinc carnosina de 75 mg), por encima de las cuales podría producirse una inhibición de la absorción de cobre.

¿Por qué zinc?

El zinc es un cofactor esencial en más de 300 reacciones bioquímicas y juega un papel fundamental en la síntesis normal de ácido desoxirribonucleico (ADN), ácido ribonucleico (ARN) y transcripción génica que afecta la reparación de tejidos, el crecimiento normal, la gametogénesis y la función inmune.

El zinc se ha utilizado para tratar numerosas enfermedades gastrointestinales, como infecciones (bacterianas, virales y parasitarias), inflamación intestinal y cicatrización tardía de las heridas, incluidas las úlceras pépticas. [8,9]

¿Por qué carnosina?

La carnosina, un dipéptido de L-histidina y beta-alanina, se encuentra en grandes cantidades en el cerebro, músculo, riñón, estómago y músculo esquelético. La L-carnosina parece tener menos efecto antiulceroso de forma aislada, posiblemente porque no se retiene en el sitio inflamado de la mucosa durante un tiempo lo suficientemente prolongado como para mejorar la cicatrización. [5]

Como complejo, la carnosina de zinc tiene una disociación lenta en el jugo gástrico debido a su carácter polimérico. Se cree que la porción de L-carnosina se une preferentemente a los subproductos que rezuman del tejido inflamado de la mucosa como la albúmina, lo que da como resultado que el complejo de zinc-carnosina se retenga en el sitio de la inflamación, donde las porciones de L-carnosina y zinc pueden ejercer su efectos antiinflamatorios y curativos directamente sobre el tejido gastrointestinal. [5,6,10]

LOS USOS PRÁCTICOS DE LA CARNOSINA DE ZINC

Además de curar la lesión del tejido gástrico y duodenal, el zinc carnosina también se ha utilizado con éxito para mejorar la lesión del intestino delgado inducida por AINE. [10] Por ejemplo, cuando se administra con indometacina, el zinc carnosina previno con éxito los problemas de permeabilidad del intestino delgado, lo que significa que la carnosina de zinc puede tener una utilidad potencial en el tratamiento del aumento de zonulina y la permeabilidad intestinal resultante de la enfermedad celíaca y la intolerancia al trigo, y también puede mostrar beneficios junto con otras terapias para la enfermedad inflamatoria intestinal y el síndrome del intestino irritable. [11]

Las acciones de zinc-carnosina incluyen [1-17]:
  • Efectos antiácidos
  • Acciones antiinflamatorias (NFkB, HIF-1)
  • Adhesión de la membrana mucosa gástrica
  • Estabilización de la membrana mucosa gástrica e intestinal.
  • Mejora de los trastornos del gusto.
  • Protección celular
  • Cicatrización acelerada de heridas (incluidas las úlceras por presión de la administración oral y la colitis ulcerosa por administración rectal)
  • Prevención de la mucositis oral inducida por quimioterapia.
  • Mejora la terapia con interferón en la hepatitis C
  • El uso de zinc carnosina en muchos trastornos orales, gástricos, hepáticos e intestinales inferiores, así como el tratamiento oral de las úlceras por presión, ofrece a los profesionales una opción segura y efectiva para una terapia independiente o un tratamiento complementario seguro para el tratamiento farmacológico.
Puntos prácticos
  • Las dosis más comunes utilizadas en estudios clínicos son 75 mg de zinc carnosina (equivalente a 17-18 mg de zinc elemental y 57-58 mg de L-carnosina), administrados dos veces al día [1-5,10]
  • Los profesionales no deben exceder la dosis de 8 x 75 mg sin ajustar responsablemente la inhibición del cobre.
  • Cuando se usa en combinación con la Terapia Triple para la infección por Helicobacter pylori, es probable que el posible efecto secundario de la diarrea no sea el zinc carnosina, sino el componente antibiótico de la terapia triple.
  • La carnosina de zinc no muestra ningún efecto nocivo sobre la quimioterapia o la radioterapia cuando se usa para prevenir la mucositis, que de otro modo impediría la terapia.

Referencias

Notas científicas
  1. Takei M. [Development of polaprezinc research].[Article in Japanese]. Yakugaku Zasshi 2012;132(3):271-277. [Abstract in English]
     
  2. Hayakawa A, Inoue M, Kunizaki M, et al. Clinical evaluation of Z-103 on gastric ulcer (thesis). Japan Pharmacol Ther 1992;20(1):1-18. [Full Text]
     
  3. Miyoshi A, Matsuo H, Miwa T, et al. Clinical evaluation of Z-103 in the treatment of gastritis, Ref. 30. A multicenter double-blind dose finding study. Jpn Pharmacol Ther 1997;25(5):1403-1442. [Full Text]
     
  4. Mori K, Karino A, Murakami A, et al. Phase III clinical study of Z-103 tablet against gastric ulcers.  [Full Text]
     
  5. Matsukura T, Tanaka H. Applicability of zinc complex of L-carnosine for medical use. Biochemistry (Mosc). 2000;65(7):817-823. [Full Text]
     
  6. Furuta S, Toyama S, Miwa M, et al. Residence time of polaprezinc (zinc L-carnosine complex) in the rat stomach and adhesiveness to ulcerous sites. Jpn J Pharmacol 1995;67(4):271-278. [Full Text]
     
  7. DiSilvestro R. Polaprezinc FDA evaluation. 2002 Sect 6, Att C, Vol 98. [Full Text]
     
  8. Lee SR, Noh SJ, Pronto JR, et al. The critical roles of zinc: beyond impact on myocardial signaling. Korean J Physiol Pharmacol 2015;19(5):389-399. [Full Text]
     
  9. Skrovanek S, DiGuilio K, Bailey R, et al. Zinc and gastrointestinal disease. World J Gastrointest Pathophys 2014;5(4):496-513. [Full Text]
     
  10. Mahmood A, FitzGerald AJ, Marchbank T, et al.  Zinc carnosine, a health food supplement that stabilises small bowel integrity and stimulates gut repair processes. Gut 2007;56(2):168-175. [Full Text]
     
  11. Watari I, Oka S, Tanaka S, et al. Effectiveness of polaprezinc for low-dose aspirin-induced small-bowel mucosal injuries as evaluated by capsule endoscopy: a pilot randomized controlled study. BMC Gastroenterol. 2013;13:108. [Full Text
     
  12. Watanabe T, Ishihara M, Matsuura K, et al. Polaprezinc prevents oral mucositis associated with radiochemotherapy in patients with head and neck cancer. Int J Cancer 2010;127(8):1984-1990. [Full Text]
     
  13. Hayashi H, Kobayashi R, Suzuki A, et al. Polaprezinc prevents oral mucositis in patients treated with high-dose chemotherapy followed by hematopoietic stem cell transplantation. Anticancer Res 2014;34(12):7271-7277. [Full Text]
     
  14. Sakae K, Yanagisawa H. Oral treatment of pressure ulcers with polaprezinc (zinc L-carnosine complex): 8-week open-label trial. Biol Trace Elem Res 2014;158(3):280-288. [Abstract]
     
  15. Itagaki M, Saruta M, Saijo H, et al. Efficacy of zinc-carnosine chelate compound, Polaprezinc, enemas in patients with ulcerative colitis. Scand J Gastroenterol 2014;49(2):164-172. [Abstract]
     
  16. Sakagami M, Ikeda M, Tomita H, et al. A zinc-containing compound, Polaprezinc, is effective for patients with taste disorders: randomized, double-blind, placebo-controlled, multi-center study. Acta Otolaryngol 2009;129(10):1115-1120. [Abstract]
     

Takagi H, Nagamine T, Abe T, et al. Zinc supplementation enhances the response to interferon therapy in patients with chronic hepatitis C. J Viral Hepat 2001;8(5):367-371. [Abstract]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.